Selecciona Fecha

Hoy
  • lun.
  • mar.
  • mié.
  • jue.
  • vie.
  • sáb.
  • dom.
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Doga: disfruta de los beneficios del yoga con tu perroDoga: disfruta de los beneficios del yoga con tu perroDoga: disfruta de los beneficios del yoga con tu perro

Doga: disfruta de los beneficios del yoga con tu perro

Publicado el 4/4/2018 por
Annabel Saavedra

El yoga ha dejado de ser una práctica exclusiva de las personas para expandirse al terreno animal: ahora es posible ver en las redes sociales a perros y gatos haciendo todo tipo de asanas, junto a sus propietarios, en una nueva vertiente del yoga denominada doga (dog + yoga). Su ideóloga, Suzi Teitelman, cree que los canes parecen estar especialmente diseñados para esta actividad por su "amor incondicional, habilidad para vivir el presente y paciencia".

Según Patricia Guerrero, fundadora de PAT Educadora Canina e instructora de doga en Barcelona –con el beneplácito de Teitelman–, el doga "consiste en combinar técnicas de masajes para perros con posturas de yoga y relajación; nada de posturas extrañas”. No importa la edad, tamaño o raza del perro o gato, "siempre y cuando controlemos en todo momento que no le hacemos daño y que siente placer con la actividad. Lo principal es que cada uno disfrute a su ritmo, sin forzar", asegura Guerrero.

Las sesiones de doga suelen dividirse en cuatro partes: primero, las mascotas se dejan 'sobar' mediante masajes y estiramientos suaves. Esto ayuda a conectar con nuestro perro o gato, mejorando su confianza en nosotros. Una vez relajados, es hora de las posturas de yoga, en algunas el protagonista es el animal y en otras, la persona. El objetivo es que, tanto el peludo como la persona compartan de forma progresiva esta disciplina. La tercera parte incluye estiramientos básicos para que los perros no sientan molestias, ya que también sufren lesiones, contracturas y agujetas. Por último, llega la parte favorita de los asistentes: la de relajación total. Ésta consiste en estirarse junto a la mascota, escuchar música tranquila, cerrar los ojos y acariciarla, mientras la adiestradora recita un cuento zen.

"El perfil de personas que vienen a doga es el de gente que tiene una relación especial y un vínculo importante con su perro", y sus beneficios –añade Guerrero– son múltiples: socializar a nuestro perro con otros perros y personas de una manera sosegada; enseñarle a disfrutar de las caricias; conectar con nuestro perro y, así, reforzar el vínculo con el animal; mejorar la circulación y la flexibilidad del can, y relajar los músculos.

Como toda disciplina, es algo que lleva su tiempo y que hay practicar con regularidad, perseverancia, paciencia y mucho cariño. Lo ideal, según Patricia Guerrero, es "empezar en casa y realizarlo unos minutos cada día. De esta manera, nuestro perro acabará relacionando la esterilla con el relax, y nosotros disfrutaremos más de la actividad conjunta". Para aquellos a los que les pique la curiosidad y quieran practicar con sus mascotas, existen los tutoriales 'CatOmm' y 'DogOmm', a través de los cuales aprenderemos a relajarnos junto a nuestro gato o perro, y recargaremos las pilas tras el estrés del día a día.



Video

Opiniones