Selecciona Fecha

Hoy
  • lun.
  • mar.
  • mié.
  • jue.
  • vie.
  • sáb.
  • dom.
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Toni Moog: “En la vida todo tiene una parte graciosa y, a veces, hay que tirar de ella para quitarle hierro a las cosas”

Publicado el 4/5/2018 por
Irene Dosil

-A finales de mayo termina el espectáculo de Hollymoog en el Teatro Capitol de Barcelona, pero el humorista está preparando ya otro monólogo para septiembre

-Moog asegura que “el humor no tiene límites” y se define como una persona “peculiar”, con muchas manías pero “sin pelos en la lengua” 

REDACCIÓN: CLARA DE MELO

Le conocerán por sus monólogos en El Club de la Comedia, en alguna playa en verano o por su célebre espectáculo de cada Navidad: “Blanca Navidad”. Él es Toni Moog (su nombre real, Antonio Asencio), un humorista que en 2003 se subió por primera vez al escenario del club del que era DJ y técnico de sonido y al que le ha cogido prestado parte de su nombre artístico: Moog.

El humorista catalán recibe al equipo de QHE en un bar en el que la música y la decoración encajan al cien por cien con su estilo: el “99% Moto Bar”, situado en el barrio de Les Corts de Barcelona. Fotos de Harleys, cascos colgados como si fueran cuadros y más de un grafismo dedicado a Loquillo. Un cantante que, por cierto, le encanta.

Moog celebró hace unos días sus más de mil funciones con 300.000 espectadores en el Club Capitol de Barcelona con monólogos como ‘Singles’, ‘Facemoog’, ‘Follamigas’ y, ahora, ‘Hollymoog’. A finales de este mes terminará con este último y con su gira por España, pero Moog ya tiene en mente otro que hará público en septiembre-octubre.

Sin pelos en la lengua, nos confiesa que una de sus debilidades es su hija Nora, que su humor se ha inspirado en Martes y 13 y que tiene muchas manías: “Antes de salir al escenario siempre tengo que chocar el puño con mi regidor y decir: ‘Ira y fuego’”. “Si no lo hago, igual me da mala suerte”, asegura.


QHE- Emprendiste tu carrera como humorista en 2003. ¿Cómo empezó todo?

Todo empezó con una apuesta: yo trabajaba en un local en el que actuaban humoristas que ahora son conocidos pero que en aquella época estaban haciendo sus pinitos y un día decidí subirme al escenario, improvisé, la gente se rio y me dijeron que era bueno y que podía dedicarme a eso.

Así que empecé a escribir, a interpretar, a hacer bolos y actuaciones por más locales y emprendí una carrera bastante meteórica: en poco tiempo actuaba por toda España, grabé con Paramount Comedy, he participado en muchos programas de televisión –late nights, parodias, etc.- y ahora mismo llevo años en el Teatro Capitol afincado. Así que la verdad es que arranqué un poco de casualidad.

QHE- El humorista ¿nace o se hace?

Yo creo que el humorista, en parte, nace. Es como los psicópatas: el psicópata nace y, después, dependiendo de su entorno desarrolla la psicopatía o es un tío normal. Así que el humorista nace y luego dependiendo de su entorno se convierte en humorista profesional.

Yo creo que los humoristas brillantes tienen un don para ver la gracia en cosas en las que en principio no la hay o para convertir un desastre en algo cachondo.

QHE- Triunfaste con la trilogía dedicada a las relaciones y al sexo –‘Singles’, ‘Facemoog’ y ‘Follamigas’-, y ahora ‘Hollymoog’ está siendo un éxito. ¿Cómo surgió este monólogo?

Hollymoog surgió porque yo llevaba ya unos años en el teatro con varios espectáculos y tenía ganas de hacer un monólogo que hablara de cine, pero bajo mi perspectiva, que es totalmente diferente a la de los demás.

En este monólogo hablo de cine, pero no de películas en concreto. Destrozo un poco lo que es el cine, sobre todo Disney y las películas musicales. Tenía ganas de probar algo distinto a lo que la gente está acostumbrada conmigo.

QHE- ¿Cuál es tu película favorita? ¿Y tu director?

Mi película, “300”. Mi director, Quentin Tarantino.

QHE- Además, en este monólogo tienes un guión y parece ser que lo sigues. Normalmente, Toni Moog ¿improvisa o sigue un guión?

Yo improviso muchísimo porque me encanta, pero obviamente tengo un guión de base. Lo que pasa es que cuando tengo que repetir un guión muchas veces me empiezo a aburrir y entonces es cuando empiezo a improvisar: aprovecho cualquier cosa que haya pasado recientemente, anécdotas de la actualidad o la política española. La verdad es que España da para hacer dos cientos mil chistes y espectáculo.

QHE- ¿Hasta cuándo seguiremos teniéndote en el Capitol con Hollymoog?

Hollymoog termina el último fin de semana de mayo y ya es improrrogable porque llevo 33 semanas seguidas en cartel, de jueves a domingo.

QHE- Has sido actor en Homo zapping, junto a José Corbacho. Reportero canalla en UAU y Boqueria 357, con Santi Millán, y en La tribu, con Xavier Sardà. ¿Tiene Toni Moog nuevos planes a la vista en su carrera profesional (dentro o fuera del teatro)?

De momento, cuando termine Hollymoog aprovecharé para terminar la gira que estoy haciendo por España. Actúo los viernes en diferentes capitales y terminaré esta gira antes de verano.

Durante el verano haré actuaciones en playas, también descansaré y luego me pondré a escribir ya mi espectáculo nuevo. No voy a decir nada porque tiene que ser sorpresa, pero espero que para septiembre-octubre pueda presentar algo nuevo que sea cañero.

QHE- Un monólogo: ¿en el teatro o en la televisión?

Sin duda, mejor en el teatro: allí me ven en directo y yo puedo interactuar con ellos.

QHE- Oye, por curiosidad: ¿Cuál es esa bebida que hay en tu vaso mientras actúas?

Siempre digo que es Frenadol [risas]. Pero en realidad es un secreto que se está convirtiendo casi en una leyenda.

QHE- En la mayoría de tus monólogos citas a tu amigo Choni, el del “que pim, que pam”. ¿Te identificas con ese personaje o es realmente un amigo de los tuyos?

Tengo dos personajes estrella: el Choni y el friki. Son los dos tíos opuestos: el tío de calle, que es pillo y espabilado y el tío que no sale de casa, que juega todo el día a videojuegos, el pajillero…

Y muchas veces me preguntan si el Choni es amigo mío de verdad o si incluso soy yo, pero es algo a lo que tampoco respondo nunca, es secreto.

QHE- ¿Es Toni Moog tal como le vemos encima del escenario? Una persona sin pelos en la lengua, que dice las cosas tal como las piensa…

Sí. Soy exactamente igual en el escenario que en la vida real: siempre estoy de haciendo el payaso, imitando…de cachondeo ya sea en casa, con amigos o incluso cuando estoy solo. Y digo las cosas sin pelos en la lengua, tal y como las pienso, algo que más de una vez me ha supuesto algún problemilla a nivel de redes sociales.

Yo creo que en el humor no hay límites: todo tiene su parte graciosa y hay que tirar de ella porque a veces sirve para quitar hierro a ciertas cosas.

QHE- Pero también tiene su lado cariñoso: llevas 11 años ininterrumpidos actuando en la sala Pepe Rubianes del Club Capitol, con más de mil funciones y 300.000 espectadores a tus espaldas. E hiciste una mención muy bonita a tu hija Nora. ¿Le contarás tus monólogos cuando sea mayor?

[Risas] Pues no lo sé porque cuando ella sea mayor yo también seré bastante más mayor. Ahora yo le cuento chistes y luego ella los cuenta y me hace gracia ver cómo lo hace. Los monólogos yo creo que los verá por YouTube.

QHE- ¿Tienes un referente en el mundo del humor? Y tú: ¿te consideras un referente?

Yo he vivido mucho de Martes y 13, son mis ídolos desde que era pequeño. De hecho, de mayor yo quería hacer lo que hacían ellos: hacer el tonto y hacer reír a la gente.

Yo no me considero referente de nada, soy yo, tengo mi estilo, mis formas y ya está.

QHE- ¿Te cansa hacer reír?

No, a veces lo hago hasta gratis, pero obviamente, cuando lo haces por trabajo, más que cansarte hay días que no te apetece o que no te encuentras bien. Entonces, hay días que no es que esté cansado sino que no me apetece.


MUY PERSONAL, POR ANNABEL SAAVEDRA

¿Cuál es el peor curro que has tenido?

En Pizza Hut. Me echaron al cabo de un mes porque me ponía la gorra del revés y porque ponía demasiada cantidad de ingredientes en la pizza.

¿En qué momento del día estás más inspirado?

A cualquier hora. Eso va más bien con el estado de ánimo.

¿Qué debería llevar una buena empanadilla de Móstoles?

Una mili y una Encarna de noche y un ajete.

¿Una manía?

Tengo demasiadas manías. Antes de salir al escenario siempre tengo que chocar el puño con mi regidor y decir: “Ira y fuego”. Si no lo hago, igual me da mala suerte.

A parte de Moog, ¿tienes algún otro apodo?

Folleti, pero eso solo las tías.

¿Un actor/actriz con el que te partas de risa?

Jim Carrey.

¿Viaje en familia, pareja o amigos?

Depende. Amigos para divertirte, familia para ir a visitar cosas y comer bien y en pareja para tener sexo en cualquier lado.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Que no dé consejos.

 Las patatas bravas, ¿con picante o sin?

Sin, no me gusta el picante.

¿Un bar de Barcelona donde las borden (las bravas)?

Paco Meralgo.

Defínete en una palabra

Peculiar, pintoresco, diferente.

Opiniones