Selecciona Fecha

Hoy
  • lun.
  • mar.
  • mié.
  • jue.
  • vie.
  • sáb.
  • dom.
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Olga Cuesta: “Una dieta sin gluten no tiene por qué ser más saludable”

Publicado el 17/11/2017 por
Annabel Saavedra

La presidenta de la Associació Celíacs de Catalunya asegura que “uno no es celíaco por gusto”, sino que “ser celíaco es una condición vital”

Además, alerta de que “la cesta de la compra de un celíaco sale un 300% más cara que la de un consumidor que tolere el gluten”

RAQUEL FERREÑO Y ANNABEL SAAVEDRA.– ¿Es usted un poco celíaca o celíaca del todo? Preguntas como esta son las que deben afrontar a menudo personas como Olga Cuesta, presidenta de la Associació Celíacs de Catalunya y celíaca, cuando va a comer a un restaurante. A lo que ella responde: “Oiga, ¿se está mucho o poco embarazada? Se está o no se está, ¿no?”.

Cada día somos más las personas que sufrimos de celiaquía –se estima que unas 75.000 personas sufren esta enfermedad en Cataluña–, eso ha ayudado a concienciar a la sociedad de esta enfermedad, especialmente a los niños, pero aún hay muchos mitos y desinformación que la han convertido en un capricho, en una moda. A pesar de que la banalización del consumo de productos libres de gluten haya contribuido a normalizar un poco los precios, los incidentes en los restaurantes, obradores y todos aquellos lugares donde se manufacturan, como en las escuelas, han aumentado en un 600% desde el año 2014, en buena parte por la ausencia de un protocolo que regule la contaminación cruzada y las trazas. Olga Cuesta responde a QHE si se puede vivir con normalidad sin ingerir gluten.

QHE- ¿Qué es la celiaquía?

La celiaquía es un trastorno sistémico de base autoinmune de carácter permanente, en individuos genéticamente predispuestos, inducido por la ingesta de gluten, que provoca una atrofia de las vellosidades del intestino delgado que afecta a la capacidad de absorber los nutrientes de los alimentos.

QHE- ¿Qué es el gluten?

Es una proteína vegetal que se encuentra en diferentes alimentos como el trigo; el centeno; la cebada; la espelta; el kamut® y el triticale, así como en algunas variedades de la avena.

QHE- ¿Cuál es el proceso de diagnóstico?

Las pruebas no son excesivamente complicadas. Se hace una analítica que luego se confirma con una biopsia. La enfermedad puede manifestarse de diferentes maneras, lo que hace que la confundamos con otros males más comunes como las migrañas, por ejemplo.

QHE- ¿En qué formas se manifiesta?

Los síntomas más habituales son los dolores de cabeza, las diarreas recurrentes, la pérdida de peso, el dolor abdominal, el vientre hinchado, la depresión, etc., sin embargo, al ser un trastorno multisistémico, la celiaquía se puede manifestar de formas extradigestivas y pasar desapercibida.

QHE- Hay muchos productos que llevan en sus etiquetas la terminología “bajo en gluten”. ¿Hasta qué punto son ‘seguros’ para los celíacos?

Esta terminología viene a raíz de una normativa europea que, ciertamente, lo que ha hecho es confundir al consumidor celíaco. Una cosa es “bajo en gluten” y otra “apto para celíacos”. En la dieta de una persona celíaca, el alimento debe contener como máximo, 20 partes por millón –20 mg/kg– de gluten, que es lo que considera la comunidad médica como una ingesta segura de esta proteína para el celíaco. Desde la Asociación reiteramos que solo se consuman productos que se identifiquen claramente “sin gluten”.

QHE- Pero, además de esta dificultad en el etiquetado, ser celíaco sale caro.

Exacto. El coste del alimento base difiere de un celíaco a un no celíaco en unos 1.300 euros al año. El coste de los productos es, por tanto, un 300% más elevado. Hay que tener muy claro que la persona celíaca no hace una dieta “sin gluten” por gusto. Su medicina es esa, consumir de por vida productos que no lleven esta proteína, ni en sus ingredientes ni en su manufacturación. Además, desde la Asociación intentamos conseguir todos los convenios posibles con bancos de alimentos y también con la Cruz Roja, para ayudar y proteger a las familias celíacas que, por causa de la crisis económica, se han visto castigadas.

QHE- ¿Disponéis también de asesoramiento personal?

Sí, es uno de los trabajos más completos que hace la Associació Celíacs de Catalunya en todo el territorio catalán. Contamos con especialistas que apoyan, forman e informan a nuestros asociados en diferentes etapas del proceso, sobre todo cuando la persona acaba de ser diagnosticada y se siente sola. También ofrecemos cursos de formación a través de convenios. De esta manera, el Banco de Alimentos, por ejemplo, sabe cómo identificar un producto sin gluten, cómo gestionarlo, ofrecerlo, cocinarlo... y puede proporcionar esa información a todas las familias que lo necesiten.

QHE- Cuéntanos tu experiencia con la celiaquía.

Mi experiencia empieza con mi hija, no conmigo. Le diagnosticaron celiaquía a los dos años. Era un bebé muy irritable y todo vino por su temperamento. Actualmente, es una adolescente de 14 años que lo lleva estupendamente. De hecho, su gusto y conocimiento del alimento siempre ha sido “sin gluten”, porque no ha probado otra cosa.

A raíz de su diagnóstico, supe que yo también tenía la enfermedad. Sin embargo, desde que sigo la dieta estoy estupendamente. Mi vida ha cambiado. No me duele nada y he dejado de ir de médico en médico. Además, creo que mi entorno lo percibe, estoy más animada y alegre.

QHE- ¿Qué consejo darías a las personas que acaban de ser diagnosticadas con celiaquía?

Que se informen. Una información fidedigna es vital para hacer correctamente la dieta como también lo es el apoyo psicológico. Cuando se diagnostica a una persona celíaca en la familia y es la primera, ésta tiende a sentirse sola. En la infancia se acepta como algo natural, pero en los adultos el cambio de dietas, de hábitos, de compra y de cocina pueden vivirse con mucha ansiedad.

QHE- Parece que comer “sin gluten” se ha puesto de moda. ¿Cree que esta dieta se ha banalizado?

Del todo y se ha perdido rigurosidad, como si llevar una dieta “sin gluten” fuera más sano. No hay estudio científico ni médico que avale esto. Solo las personas celíacas y las sensibles al gluten no celíacas son las indicadas para retirar la proteína de su dieta.

QHE- Actualmente, son muchos los establecimientos que ofrecen comida “sin gluten” a causa de esta moda ¿son 100% fiables?

Ahí está nuestra lucha. Que ofrezcan comida “sin gluten” no indica que sea apta para personas celíacas. Hay que ir con cuidado con los ingredientes de los platos y también con su elaboración. Si se ha cocinado una fritura con harina de trigo en la misma sartén que vamos a cocinar el alimento sin gluten, el producto queda contaminado y la persona celíaca no puede consumirlo. Nos hemos encontrado casos de celíacos a quienes les preguntan “usted, ¿es mucho o poco celíaco? A lo que yo respondo: Oiga, o se está embarazada o no se está”.

QHE- Quizá a los restaurantes no les interese ofrecer menús celíacos por el coste que conlleva elaborarlos...

Te pondré un ejemplo. Si voy a comer fuera de casa el domingo, lo primero que me pregunta la familia, los compañeros de trabajo o los amigos, es “¿dónde vamos para que tú puedas comer tranquila?”. Esto quiere decir que no solo voy yo a comer a ese restaurante, sino que además arrastro a todo el grupo conmigo. Si la persona celíaca conoce un lugar que le dé seguridad y tranquilidad, volverá seguro.

QHE- El consumidor celíaco es fiel, entonces.

Absolutamente.

QHE- ¿Existe una certificación oficial que indique si un establecimiento es apto para celíacos?

No. Nosotros somos el único organismo que hace el trabajo de certificar los restaurantes como “aptos”. Nos llegan nombres de establecimientos a través de las redes sociales, nuestra página web, los asociados, etc. El trabajo es ingente, pero se intenta hacer de la mejor manera posible para garantizar la seguridad del colectivo celíaco.

QHE- ¿Qué puede contarnos sobre la celiaquía en las escuelas?

Es un territorio que tampoco está controlado por ninguna administración. Se da opción a las escuelas para que elijan un catering con menú “sin gluten”. Pero nos utilizan a nosotros como organismo para garantizar que esa comida es apta y segura para niños y niñas celíacas. Además, recogemos muchas incidencias por parte de las familias quejándose porque a su hijo le han hecho el vacío por utilizar cubiertos diferentes o le han sentado aparte. Controlar la celiaquía es generalmente sencillo. Lo que no es sencillo es concienciar a la sociedad de que en el alimento está nuestra medicina. 

MUY PERSONAL, POR ANNABEL SAAVEDRA

¿Día o noche?

Día.

¿Un restaurante para ir con los niños?

El Mussol.

En un vermut no pueden faltar...

Los berberechos.

Te chiflan...

Los tomates.

¿Un cóctel?

El mojito.

¿A qué serie te has 'enganchado' recientemente?

Hace muchos años, a “Lost”.

¿El destino perfecto para irse de vacaciones?

Menorca o La Vall d’Aran.

¿Planificas los viajes o te dejas llevar por la aventura?

A medias.

Fuera del trabajo, ¿tienes alguna afición?

Correr.

¿Un lugar secreto para perderse y desconectar?

Menorca o la montaña.

¿El cuento que más te gustaba que te leyeran cuando ibas a dormir?

Las historias de mi yaya, inventadas al momento.

De mayor quieres ser...

Autosuficiente.

Opiniones