Selecciona Fecha

Hoy
  • lun.
  • mar.
  • mié.
  • jue.
  • vie.
  • sáb.
  • dom.
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Jordi Millán: “El gin tonic ha llegado para quedarse”

Publicado el 5/1/2018 por
Annabel Saavedra

Millán recibió en 2015 el premio “Joven Emprendedor” en el marco del Día de Europa en la ciudad catalana de Berga

El 'bartender' catalán dedica gran parte de su tiempo a ofrecer caterings de coctelería para bodas, empresas y talleres para particulares

Considera que el éxito del gin tonic se debe a las mujeres: “Se lo hicieron suyo y gracias a ello, se han desarrollado ginebras más dulces y con toques florales”

ANNABEL SAAVEDRA Y CLARA DE MELO.- Ingeniero agrónomo, cofundador de una empresa de productos informáticos, promotor de establecimientos de coctelería, restauración y enología, escritor y, ahora, ‘padre’ de Gintònic.cat. Su principal objetivo en la vida: “Ser feliz, de eso se trata, ¿no?”.

QHE- El emprendedor ¿nace o se hace? 

Yo creo que nace. Yo me considero un emprendedor reincidente: por mucho que toda la gente de mi alrededor me diga que frene con mi proyecto, cuando un emprendedor de verdad se enamora de él, lo saca adelante.

QHE- ¿Cómo se pasa de ser el responsable de control de calidad y riesgos laborales de una gran empresa a elaborar chupitos de piruleta con hielo seco? 

Una cosa es lo que yo he estudiado porque creía que era lo mejor para mí, y elegí ser ingeniero agrónomo y, la otra es la pasión. Tengo pasión por la coctelería, aunque al principio consideraba que era un hobby. Pero al final, tenemos que levantarnos cada mañana y ser felices, ¿no?

QHE- ¿Cómo y cuándo surge Gintònic.cat?

Surge en 2009, fruto de la casualidad de que un gran amigo, Pere Castells (de la Fundación Alícia), me pide si puedo preparar los cócteles para la boda de su hija. Le dije que sí y gustó tanto que, cuando volví a casa, le di vueltas y pensé en la posibilidad de ofrecer caterings de cócteles en más sitios. Me pregunté: ¿Por qué no podemos hacer con los cócteles lo mismo que con la cocina? Ofrecerlos a cualquier empresa y lugar.

QHE- ¿En qué se diferencian tus caterings de los gastronómicos?

La mayoría de caterings son gastronómicos e incorporan la bebida. Nosotros, al revés: nacemos como catering de coctelería y, aunque contamos con profesionales que podrían cocinar, yo me niego. Nosotros nos dedicamos a la coctelería y nos especializamos al máximo en lo nuestro.

QHE- ¿Cuál es el principal objetivo de Gintònic.cat?

Gintònic.cat nace para generar experiencias. Organizamos desde grandes fiestas de empresas, bodas, fiestas privadas en tu casa, hasta caterings de cócteles sin alcohol para la fiesta de cumpleaños de un niño de cinco años. También organizamos talleres de coctelería para personas con discapacidad y para cualquier tipo de persona que quiera iniciarse en el mundo de la coctelería, que quiera aprender a hacer gin tonics o que, incluso, quiera aprender a crear licores artesanales como los que hacían nuestros abuelos. 

QHE- Fundador de las coctelerías Glaç (en Manresa y Berga) y La Granja (Berga), aprendiste el arte de la coctelería clásica de la mano de uno de los barmans de mayor prestigio: Josep Maria Gotarda. El amor a tu profesión, ¿se lo debes a él?

Efectivamente, mi maestro es él. Él es quien me despertó y me enseñó que el mundo de la coctelería va mucho más allá de preparar combinados. Fue quien me hizo pensar en si, realmente, yo quería ser agrónomo o bien quería dedicarme a hacer de barman. Pero no todo se lo debo a él, también se lo debo a Manel Tirvió (reconocido barman en Cataluña). Él es mi confidente, la persona con la que siempre he tenido unos minutos para que me asesore, me riña o me dé un golpecito en la espalda.

QHE- ¿Cuál es la fórmula para ser un buen ‘bartender’?

Dos cosas:

1. Tener una buena base de coctelería clásica. Sin una buena base nunca serás un buen barman.

2. Conocer bien todo lo que interviene en un cóctel: los destilados, los licores, saber de dónde vienen y cómo se elaboran para saber qué mezclas pueden funcionar y cuáles no.

QHE- Entonces, aún siendo especialista en gintonics, sabes hacer cualquier tipo de cóctel.

Sí. En realidad, yo empecé haciendo cócteles en general y luego descubrí el gin tonic. Me interesé, busqué los diferentes tipos de ginebras que existen y, así, empecé con el gin-tonic. 

En 2007 compré la marca 'Gintònic.cat' y nosotros fuimos los primeros en empezar en serio con este mundo.

QHE- ¿Por qué se ha puesto tan de moda este combinado?

Está claro que el marketing ha ayudado mucho en eso, pero yo siempre he defendido que existe un elemento principal, y es que las mujeres han sido sus principales prescriptoras. Y eso tiene mucha fuerza: las mujeres se hicieron el gin tonic como su bebida y eso provocó que pasáramos de ginebras que, en general, eran secas a ginebras con toques florales, más dulces y muchas de ellas, de color rosa. Posiblemente sea así porque a su público –principalmente las mujeres en un inicio–, le gusta eso.

QHE- ¿Cuántos tipos de gintonics podemos encontrar en el mercado?

Se pueden hacer gintonics de muchas maneras, hay múltiples combinaciones. Hace unos años, solías encontrar en una coctelería cinco o seis ginebras y una o dos tónicas, como mucho. Y, a lo sumo, te la ponían con una rodaja de limón.

Hoy, existen 400 o 500 ginebras diferentes, no sabría decirte exactamente cuántas hay. Y también ha crecido el número de tónicas; habrá unas 30 o 40, con lo que se pueden hacer centenares de combinaciones de gin tonic. 

QHE- Con la llegada del gin tonic, ¿qué pasa con la magia y la imaginación en el sector de la coctelería?

El cóctel es como la cocina: no consiste sólo en reproducir una receta, sino que la gracia está en darle toques nuevos. Como en todo, existe una parte personal, que cada uno explota más o menos. A mí, por ejemplo, me gusta mucho la botánica, buscar esas plantas que puedan darle un sabor diferente al gin tonic. Plantas que puedan dar un poco de juego y sabores nuevos.

QHE- El gin tonic tuvo su época de auge. ¿Está ahora en declive?

Que el gin tonic tuvo una época en la que estuvo súper de moda es cierto. Pero como todo, tiene sus puntos álgidos de éxito, que en su caso se podrían trasladar a 2013 y 2014.

El proceso ha sido el siguiente: en 2004 te pedían un gin tonic; en 2007, un gin tonic ‘de’, por ejemplo, de ginebra Tanqueray Ten y, en cambio, en 2010 te pedían un gin tonic ‘de’ y ‘con’, por ejemplo, de Schweppes y con canela o lima.

Pero, como todo, llegó a su punto máximo y sí que es verdad que se ha deshinchado un poco. Pero el gin tonic ha llegado para quedarse, solo falta que encuentre su lugar y que ver qué ginebras, qué tónicas y qué tipo de combinados funcionan.

QHE- Trabajas para empresas, ferias, bodas, e incluso has colaborado con el chef con una estrella Michelin, Nandu Jubany. ¿Cómo nace este maridaje?

Gintònic.cat tiene varias patas: bodas, eventos privados para empresas, formaciones para compañías que quieran incorporar la coctelería en sus establecimientos e incluso talleres para amigos, entre otros, con lo que realizamos muchos eventos en el mismo día y de la mano de mucha gente. Por ejemplo, de la mano de fincas concretas que organizan eventos o caterings como el de Nandu Jubany o Les Magnòlies, que nos han pedido que les echemos una mano con la coctelería.

QHE- ¿El cóctel que bordas?

Te diré el que menos me gusta hacer: el mojito. Es uno de los cócteles más prostituidos de la historia. Hoy en día existen pasteles de mojito, caramelos de mojito, chicles de mojito... De modo que, al final, la gente no sabe cuál es el sabor real de un mojito, con lo que luego prueban el combinado y quizás no les gusta o les parece que tiene un sabor ‘raro’.

QHE- Si me apunto a uno de tus cursos, ¿me convertiré en una ‘cinturón negro’ de los combinados?

No. Nosotros damos cursos de iniciación a la coctelería. Luego un barman se hace trabajando y practicando cada día, como todo. 

MUY PERSONAL, POR ANNABEL SAAVEDRA

¿Una marca de ginebra?

Tanqueray Ten.

¿Nocturno o diurno?

Por trabajo, nocturno, pero como persona me gusta más aprovechar el día.

¿Un lugar para perderse? 

Alguna montaña del Berguedà.

Te vuelven loco...

Las castañas.

El gin tonic perfecto lleva…

Una buena copa, un buen hielo, una buena ginebra, una buena tónica y un twist de limón.

¿De barreja (bebida típica de Berga) o de cerveza?

De barreja.

El plato perfecto para Jordi Millán un domingo es...

Un buen guisado de carne de caza.

Cuando viajas en familia, ¿qué no puede faltar en la maleta? 

Nunca nos dejamos las copas de vino.

¿Alguna afición confesable? 

Salir a coger setas.

En tu casa siempre hay una botella de...

Vino.

¿Tienes debilidad por la cocina?

Mucha.

¿Una serie?

“El Crac”, de Joel Joan.

¿Cuál es tu cóctel favorito?

El gin tonic.

En la cocina ¿escuchas música?

Siempre.

¿Un concierto memorable?

Antònia Font y Obrint Pas, en Mallorca. 

De mayor quieres ser...

Me gustaría continuar siendo feliz.

Opiniones