Selecciona Fecha

Hoy
  • lun.
  • mar.
  • mié.
  • jue.
  • vie.
  • sáb.
  • dom.
  • 29
  • 30
  • 31
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 1
  • 2
Arjuna: “Quiero conquistar Barcelona con el ‘Virayoga’ Arjuna: “Quiero conquistar Barcelona con el ‘Virayoga’ Arjuna: “Quiero conquistar Barcelona con el ‘Virayoga’ Arjuna: “Quiero conquistar Barcelona con el ‘Virayoga’

Arjuna: “Quiero conquistar Barcelona con el ‘Virayoga’

Publicado el 18/10/2018 por
Irene Dosil

- Alberto López, alias Arjuna, ha sacado un libro, da clases, formación, retiros espirituales y viaja a India para enseñar un nuevo concepto del yoga: el Virayoga, creado por él mismo

- El ‘virayogui’ catalán os espera a todos el próximo 27 de octubre a las 11:00 horas en la plaza Real de Barcelona con su clase de ‘Street Virayoga’; ¡es gratis!

REDACCIÓN: CLARA DE MELO

Alberto López, alias Arjuna, es el creador del ‘Virayoga’, “una fusión de artes marciales, yoga y crecimiento personal”. Su objetivo es “despertar al guerrero que todos llevamos dentro”, asegura.

Arjuna llegó al mundo del yoga de casualidad: “Un día mi hermana me pidió si podía hacerle el favor de ir a buscar a mis sobrinas a taekwondo y le dije que iba sin problema. Al ir me quedé alucinado con la escuela: era pequeña, muy tradicional y había mucha disciplina. Entré y a lo lejos vi a mi maestro, a Paco, y me dijo: “Te estaba esperando”. Así que empezó a formarse con su maestro, siguió con uno de los referentes del yoga en España, Carlos Claramunt, y ha terminado creando este nuevo concepto dentro del yoga. “La clave es dejarse llevar y fluir”, confiesa a QHE.

Así que, dejándose llevar y fluyendo ha publicado un libro, da clases y cursos de formación, organiza viajes a India y ahora quiere conquistar Barcelona con un nuevo concepto de clases de Virayoga en la calle: el “Street Virayoga”.

QHE- Te llamas Alberto López, pero he leído por ahí que te llaman “Arjuna” o “el canalla del Yoga”. ¿Por qué estos nombres?

‘Arjuna’ es mi nombre espiritual, es el que me puso mi maestro, Paco García (alias ‘Shankara’). Y es que cuando llegas a un nivel determinado del yoga tu maestro te pone un nombre. Es algo simbólico. En mi caso, ‘Arjuna’ es el nombre de un guerrero muy conocido del libro sagrado hindú: el Bhagavad Gita.

Y lo de ‘Canalla del yoga’ sale de una entrevista en un periódico. Me llamaron así porque yo tuve una adolescencia muy urbana, muy callejera, una vida propia de un pandillero. Yo no conocía el yoga, pero soy una persona que siempre busca y un día el yoga vino a mí a través de Paco García y me cambió la vida.

QHE- Dices que no has tenido una vida fácil y que el yoga y las artes marciales han cambiado tu vida. ¿Cómo empezaste con todo esto? 

Yo siempre había practicado las artes marciales y el deporte de contacto. Y un día mi hermana me pidió si podía hacerle el favor de ir a buscar a mis sobrinas a taekwondo y le dije que iba sin problema. Al ir me quedé alucinado con la escuela: era pequeña, muy tradicional y había mucha disciplina. Entré y a lo lejos vi a Paco, y me dijo: “Te estaba esperando”.

Así que entré y quedamos en que al día siguiente nos veríamos para practicar las artes marciales tradicionales con él. Lo hicimos y me preguntó si meditaba. Al decirle que no, quedamos otro día para meditar. Y también nos pusimos a hacer yoga juntos. De esta forma, me fui ‘despertando’ y empecé a participar en sus clases como profesor, hasta el punto en que me dijo que él no podía formarme más y que tenía que seguir mi camino en otro lado.

Así que me formé aún más con Carlos Claramunt –un referente en el mundo del yoga- dando cursos, viajando a India…y acabé trabajando para él. 

QHE- Has encontrado tu sitio. 

Sí. Llevo 12-13 años en este mundo y soy muy feliz. Sin buscar nada, todo me ha llegado. Me he ido dejando llevar, he ido conquistando.

Hace dos años tuve la bendición de que me llamara Beta Editorial y se interesara por mí para escribir un libro sobre yoga. Y he creado el ‘Virayoga’ y ahora he sacado el libro. Además, no paro de viajar a Madrid, a Málaga…donde hago presentaciones. Y este Sant Jordi y el pasado estuve firmando libros en Barcelona. 

QHE- Defines el Virayoga como “el yoga del guerrero”. ¿En qué consiste exactamente? 

La palabra Virayoga tiene un significado. ‘Vira’ significa ‘héroe’. Con lo que el concepto significa ‘Guerrero del yoga’. 

El virayoga es una fusión de artes marciales, yoga y crecimiento personal. Nos enfocamos en despertar al guerrero que tenemos dentro. Cualquier persona puede ser un guerrero. Y todo ese potencial que tenemos dentro es el que intentamos sacar con el crecimiento personal. Para trabajar nuestra seguridad interna utilizamos las artes marciales. Y el yoga es la unión de todo. 

En el yoga tradicional plantas los pies sobre el suelo y practicas una postura. En el virayoga plantas los pies y, a través de un movimiento, llegas a la postura.

QHE- Y ¿cuándo nació este concepto?

Yo soy el creador de este concepto. Lo cree gracias al empujón que me dio Cristina Mata, otra de las ‘yoguis’ de España, para que presentara mi propuesta. Y este ‘bebé’ nació el día de mi santo, el 15 de noviembre de 2015, con lo que tiene tres añitos de vida. 

QHE- En tu web explicas que el Virayoga se estructura en nueve sesiones. Para aprender ¿hay que seguirlas todas una a una?

Esas nueve sesiones están muy coordinadas con el crecimiento personal. Cada sesión tiene una temática que lo que hace es enfocar cada parte del crecimiento personal. Por ejemplo, la sesión 1 es la ‘Proyección’; la 2, el ‘Respeto’; la 3, la ‘Fuerza’, etc. Hasta llegar a la última, que es ‘Fluir’.

Cuando has trabajado las 9 sesiones has realizado todos los procesos para activar a tu guerrero. La idea no es que las sigas todas una a una. Cada uno puede conectarse al Virayoga como quiera. El producto está ahí para que la gente se deje llevar y se conecte como quiera.

QHE- En tu web ofreces clases, retiros, un viaje a India y formación. Explícanos en qué consisten los retiros y el viaje a India.

-Retiros: los hago según fluya, cuando me sale un grupito de gente o me apetece me voy a una masía y creo un evento. Suelen durar un mínimo de 3 días y he llegado a hacerlo durante una semana, pero no marco los tiempos estrictamente. Me lo tomo como una escapadita.

-Viajes a India: son una pasada. Normalmente visito el norte y entro en la profundidad de India. Visitamos los ríos principales, damos un paseo en barca, practicamos yoga, conocemos a mis gurús de India, vamos de compras…

Llevo 11 años viajando a India. Me conozco el país perfectamente y tengo varios contactos. De hecho, tengo a un ‘hermano’ allí y él me hecha un cable con el transporte e incluso los hoteles.

QHE- Y ¿quién acude a esos viajes? 

La mayoría son mujeres que necesitan buscar algo y tener la seguridad de alguien con conocimiento. Últimamente cada vez viene más gente joven: suelen ser mujeres de entre 28 hasta 38 años. Aunque hace unos años hice uno con gente más mayor.

QHE- Acabas de sacar un libro que se titula “Conoce el Virayoga, por Arjuna, el canalla del Yoga” y dices que está basado en una historia real. ¿Qué puedes avanzarnos sobre su contenido? 

Mi vida es como una historia de Almodóvar. Y en el libro la explico desde que nazco hasta hoy: la historia es que mi madre estaba embarazada y mi padre era un taxista que trabajaba por las noches. Y una noche mi madre se puso de parto y, al no haber móviles, fue el vecino el que llevó a mi madre al hospital.

En esos tiempos, mi padre era muy de Encarna Sánchez –una periodista española conocida por su programa de radio ‘Encarna de noche’-. Así que mi madre y el vecino llamaron al programa y dijeron que llamaban a la atención a Celestino López, un taxista con X licencia, para decirle que va a ser padre y que fuera al hospital de Mollet del Vallès –un pueblo de la provincia de Barcelona-. Mi padre lo oyó, dejó a la mujer que llevaba en el taxi donde tenía que dejarla y le regaló el viaje y se fue corriendo para Mollet para verme nacer.

QHE- Dices que tenías una conexión especial con tu padre 

Mi padre era un referente para mí. Era un tío muy duro, pero era como un maestro. Te cuento una anécdota que se convirtió en mi primer mantra: mi padre siempre me decía que “si él puede, tú puedes”. Y me he guiado mucho por eso.

QHE- Y la historia sigue en el libro

Sí. Cuento también la parte oscura de mi vida, mi encuentro con Paco García, cómo conocí a Esther –su pareja-. En definitiva, cuento mi vida hasta llegar al Virayoga.

Es una historia bonita con final feliz y que tiene solo 75 páginas, con lo que es súper fácil de leer y muy ameno. A la gente le gusta mucho.

QHE- Y también estás a tope con tus clases. Este sábado 20 de octubre a las 11:00 horas das una Masterclass de Virayoga en el Hara Yoga Studio, en Barcelona ¿qué se puede encontrar el que vaya a la clase?

En las masterclasses hago un poco de todo. Este mes estoy cañero, así que le doy caña a la gente. Será una clase intensa y profunda en la que trabajaremos mucho movimiento de Virayoga. Pero obviamente siempre las adapto al tipo de público con el que me encuentro.

QHE- Y el 27 de octubre a las 12:00 horas nos invitas a visitarte y participar de una sesión de Street Virayoga en la plaza Real de Barcelona. Tienes previsto hacer un evento de este tipo cada mes. ¿Cómo surge esta idea? 

Esta será la segunda vez que hacemos el Street Virayoga. La primera fue en el Magatzem Escolà –una empresa que se dedica a la distribución de vino-, que me propuso organizar algo healthy relacionado con el yoga. Así que nos reunimos, decidimos hacerlo y salió muy bien.

La gente de la calle se paraba y se quedaba mirando y me propusieron hacerlo en más sitios. La idea es intentar conquistar Barcelona con el Virayoga.

 

Opiniones